Con motivo de la celebración de la Fiesta de la Vendimia, la escultura, que pretende poner de relieve la importancia de la unión como sociedad, fue inaugurada este sábado

El escultor Lolo Sancho acaba de donar otra de sus obras a un nuevo municipio de la provincia. En este caso se trata de ‘Todas ellas somos una. Las manos’, una escultura que pretende poner de relieve la importancia de la unión y el nexo como sociedad, y la cual permanecerá expuesta al público, en adelante, en Serrada. Tal y como ha señalado el artista tordesillano, desde el Ayuntamiento de la localidad vecina se le propuso participar, con una de sus obras, en la agenda artística de la Fiesta de la Vendimia de este año, algo que «le llena de orgullo como creador».

La inauguración de esta pieza, que ha quedado instalada en la carretera de Valladolid -a la altura del número 21- de este municipio, se desarrolló este sábado, y contó con la presencia del alcalde del municipio, César López Pérez, así como la del primer edil de Tordesillas, Miguel Ángel Oliveira. Se dan las circunstancias de que la localidad se encuentra celebrando su XXXVII Fiesta de la Vendimia, una cita que contempla, en suma, distintas propuestas creativas, artísticas y culturales.

«Hace tiempo que tenía ganas de donar una obra a ese municipio, ya que siempre han tenido un gran interés por la riqueza del arte, y para mí era un privilegio que una de mis obras estuviese allí», señaló Sancho en esta inauguración, quien pone el foco en las «numerosas obras de artistas nacionales ampliamente reconocidos que llenan de color este pueblo, y que convierte a sus vecinos en dueños y partícipes de estas creaciones».

La obra donada es, en sí, un homenaje a lo que une a toda la sociedad y la humanidad, destacando «la enorme importancia de todas las manos de todos los seres humanos, que son necesarias en la vida, y estas forman una cadena para seguir creciendo, mejorando, aportando a esta sociedad. Si ese eslabón de cadena se para, el mundo se detiene».