Fundada en 1982 y conocida por su ambiente multitudinario y participativo, la peña ha despuntado siempre por sus faroles, además de destacar en arrastres y soldadescas

Desde que inauguraron, en el año 2007, su local de la calle San Antón -y con motivo de su 25 aniversario- los integrantes de ‘Los Cheyenes’ han convertido su nueva sede en un verdadero museo vivo de su historia. Fotografías, faroles y recuerdos adornan, desde entonces, cada rincón, dejando constancia de todas las vivencias que ha protagonizado este enorme grupo de amigos a lo largo de toda una vida.

Lo que empezó fraguándose en 1982 tras la unión de tres peñas formadas por chicos y chicas de apeñas nueve años -‘El Imperio’, ‘Los Lanceros’, y ‘La Chispa’- fue dando paso, a través de nuevas incorporaciones, a una de las peñas más multitudinarias de Tordesillas. En este sentido, su apogeo llegaría en 1989, cuando, tras la llegada de ‘Los Tigres’ y ‘La Virtud’, los peñistas llegaron a la cifra de 116. Después de haberse estabilizado en los noventa integrantes, a día de hoy siguen siendo un auténtico referente en el municipio.

Tras mudarse, desde su primera ubicación en la cuesta del Ancla, la peña de ‘Los Cheyenes’ mantiene sus puertas abiertas, cada año, a locales y foráneos, celebrando numerosos vermuts, comidas, cenas y parvas cada día. De esta forma, es ya tradicional su paella previa a la recogida de premios del domingo, casi tanto como su asidua presencia en capeas, encierros y corridas.

Con un espíritu fuertemente participativo, a lo largo de estas casi cuatro décadas han destacado especialmente por su implicación en el concurso de faroles, el cual han ganado hasta en dos ocasiones -2011 y 2018- optando siempre a estar entre los primeros puestos. Por otro lado, se han hecho con el arrastre tres años -1997, 1998 y 2018- y se han convertido en protagonistas de la Soldadesca en 1991 -entre otras pandas- y en 1999. Por si fuera poco, suya también fue la becerrada de 1997.

Después de haber “cambiado la noche por el día”, la afición taurina de ‘Los Cheyenes’ hace que sus colores sean siempre visibles en talanqueras y tendidos. “Con los años vamos notando mucha menos afluencia en el plano taurino, ahora los jóvenes solo salen de noche y ya no se monta el ambiente de antaño en la Plaza de Toros”, lamentan, al tiempo que reivindican “un cartel taurino de mejor calidad” para las Fiestas de la Peña, aún siendo conscientes de las dificultades económicas que ello conlleva.

En base a su gran espíritu de unión, y a pesar de los compañeros que han perdido, a lo largo de estos años -entre quienes mantienen vivo el recuerdo de María Rubio, David Negrete, Carlos ‘Champa’, Roberto Sigüenza y Carlos Redondo-, un año más, ‘Los Cheyenes’ se preparan para volver a competir, un año más, por el primer puesto del concurso de faroles. Con su ya mítico atuendo azul, rosa y rojo preparado y su icono lancero en alza, sus miembros recuerdan a todos que “nuestras puertas siempre seguirán abiertas” para quien quiera juntarse y disfrutar de las fiestas tanto como hacemos nosotros”.