Los nadadores tordesillanos llevarán a cabo esta iniciativa entre el 22 y 31 de agosto si las condiciones lo permiten, en una propuesta que además contará con un fin solidario, pues se recaudarán fondos en favor de PYFANO, una asociación de niños con cáncer

De Tarifa a Marruecos, o lo que es lo mismo, cerca de 16 o 18 kilómetros para cruzar a nado el estrecho de Gibraltar. El límite de los hermanos Pérez Campos parece no acabar, prueba de ello es que entre el 22 y 31 de agosto se lanzarán a las aguas del estrecho para alcanzar la costa del continente africano. Un reto complejo, pues necesitan contar con el beneplácito de la capitanía marítima  y enfrentarse al conocido levante, que hacen de esta travesía a nado un desafío único.

Junto a ellos, estarán acompañados de un compañero del CN Máster Torrijos y otro nadador madrileño que va por el reto de cruces del estrecho, buscando su decimotercer cruzo a nado.  En el caso de Carlos Pérez, este reto se engloba dentro del objetivo de conseguir el Ocean´s Seve. Incluye el Canal del norte, el Estrecho de Cook, el Canal de Molokai, el Canal de la Mancha, el Canal de Catalina, el Estrecho de Tsugaru y el Estrecho de Gibraltar. Carlos a diferencia de los otros nadadores y su hermano, lo hará con un bañador y sin neopreno, ya que dicho objetivo requiere que se realice en estas condiciones. “Lo bueno que al no ser competición, se fomenta mucho el compañerismo, porque tenemos que ir los cuatro juntos al ritmo de del más lento. En condiciones normales tardaremos unas cuatro horas, pero se nos puede ir a más o menos dependiendo de las corrientes “apostillan.

Su lugar de salida será Tarifa, pero la llegada será otro cantar, pues las diferentes corrientes les harán llegar a un punto cercano a Punta Cires en la costa africana. Las corrientes, la temperatura del agua, la niebla e incluso la actual situación epidemiológica de ambos países, serán los principales retos a los que deberán enfrentarse estos dos nadadores.

Sobre su preparación comentan que no ha sido sencilla, pues antes de la llegada de la pandemia entrenaban en la piscina. “Cuando nos metieron en casa tuvimos que realizar entrenamientos en seco con el equipo de manera online. Una vez nos han dejado salir y con las piscinas cerradas, hemos ido a nadar al rio o algún embalse, que se suma alguna prueba que hemos podido participar” apuntan los hermanos Pérez Campos.

A parte del reto deportivo, unido a ello recaudarán fondos para la asociación PYFANO, que es una organización de Castilla y León que apoya a los niños con cáncer. “Es una prueba muy especial y queríamos que fuera ligado a algún propósito solidario”.

Para el desafío han contado con la colaboración de la Diputación de Valladolid a través de su área de Deportes y del Ayuntamiento de Tordesillas. El reto conlleva un importante coste económico, pues solo la inscripción son ya 800 euros por cada uno, a lo que se suman otra serie de gastos como una prueba médica o el alojamiento para esos días. Toda una aventura cuyo desenlace se escribirá en las próximas semanas.