la CHD defienden que “ha cumplido escrupulosamente el papel que le asigna la ley para la mediación entre las partes, y como facilitador de escenarios de diálogo”

Los portavoces de los regantes de Soria insistieron hoy en que no pueden acceder a la petición de cesiones de cuota a sus homólogos de Valladolid porque continuarán con su campaña hasta mediados de septiembre, al abundar los cultivos leñosos y frutales. Además, prefieren que el volumen de agua no consumido por ellos, y que forma parte de su dotación, quede como “remanente para el próximo año hidrológico.

La sede de la CHD en Valladolid fue el escenario ayer de una reunión extraordinaria de la Junta de Explotación del Alto Duero, a la que asistieron también como invitadas las comunidades de regantes del Alto Duero, en la que se abordó las posibilidades legales que ofrece la Ley de Aguas en cuanto a cesiones de derechos. El encuentro concluyó sin acuerdo de cesión, por parte del Alto Duero, a las cuatro comunidades de Bajo Duero que, tras haber agotado su dotación de campaña, demandaban dos hectómetros cúbicos para un último riego a sus fincas.

En el encuentro, de carácter informativo y que se prolongó durante hora y media, contó con la presencia de representantes de las comunidades de Bajo Duero, tanto las que demandaban una aportación mayor de agua como las que no lo hacían. Cabe recordar que la cesión era solicitada por una serie de regantes de cuatro comunidades del Bajo Duero en Valladolid (Castronuño, Pollos, Tordesillas y Simancas-Geria-Villamarciel), que suman unas 4.300 hectáreas del total de 20.000 hectáreas que comprenden la zona del Bajo Duero.

Además de estas cuatro comunidades, estuvo representadas, entre otras, la del canal de San José (4.300 hectáreas), que consumió totalmente su dotación en el mes de julio; y otras como Toro-Zamora, Virgen del Aviso y San Frontis (10.500 hectáreas), que explicaron que aún no han consumido su dotación, “gracias a una planificación adecuada a la situación de sequía existente. Estas comunidades han programado su riego hasta final de campaña.

Mediación de la CHD

Por parte de la Confederación Hidrográfica del Duero, asistieron el comisario de aguas y el director técnico, Ángel González Santos y Alfredo González, respectivamente, quienes destacaron el “papel mediador” del organismo de cuenca para tratar de resolver el conflicto, con la organización de reuniones y encuentros constantes durante las últimas semanas, señala un comunicado.

En ese sentido, también reiteraronaspectos legales relacionados con la cesión de derechos, que finalmente no fue acordada por los usuarios, y sobre el margen de intervención que la CHD tenía en este caso. Al respecto, la CHD y el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) lamentan “la confusión a los regantes que algunas declaraciones públicas ajenas a ellos hayan podido generar”.

En este sentido, las solicitudes de una actuación unilateral de la CHD y del Mapama que se produjeron en estos días “no eran realistas, puesto que es la propia ley la que no permite otorgar a una comunidad de regantes el agua concedida a otra comunidad”, destacaron fuentes del organismo de cuenca.

Así, explicaron que el texto refundido de la Ley de Aguas deja claro, en sus artículos 67 a 72, tanto las posibilidades de actuación de la CHD como las limitaciones legales del organismo de cuenca y del propio Ministerio. Dichos artículos regulan la figura de los contratos de cesión temporal de derechos, y recogen que son los “concesionarios de derechos sobre el agua” los que pueden intercambiarlos entre sí mediante acuerdos privados. En función del texto legal, ni la CHD, ni el Mapama, “pueden obligar a comunidades de regantes a llegar a acuerdos de cesión”.

Así, desde el momento en que la CHD concede el agua a una comunidad de regantes, ésta puede tomar las decisiones más oportunas respecto a su gestión (consumo, tiempos, productos de regadío escogidos…). Y solamente esta comunidad puede, voluntariamente, optar por una cesión de derechos de uso a otra comunidad dentro de la misma cuenca.

Esta situación “no cambia”, explicaron, por el Real Decreto sobre la sequía del Duero (R.D. 684/2017), y la cesión sigue siendo potestativa y voluntaria para las comunidades de regantes concesionarias. El Real Decreto únicamente flexibilizaría la autorización de la cesión si se hubiera llegado a un acuerdo entre las partes, cosa que finalmente no ha ocurrido.

Por tanto, la CHD defiende que “ha cumplido escrupulosamente el papel que le asigna la ley”, merced a esos artículos 67 a 72 del texto refundido de la Ley de Aguas, “para la mediación entre las partes, y como facilitador de escenarios de diálogo”. Al respecto, recalca que así lo intentó durante las tres últimas semanas en numerosas ocasiones, “sin que las comunidades de regantes hayan alcanzado finalmente un entendimiento”.