En sustitución a la tradicional cabalgata, Sus Majestades de Oriente han estado presentes este año en una escenificación estática, en la Plaza Mayor, con aforo y distancias controladas

Ilusión, distancia y muchas mascarillas fueron las protagonistas en esta tradicional, y a la vez particular, noche de Reyes en Tordesillas. Con motivo de la pandemia del Covid-19 y atendiendo a la recomendaciones sanitarias, el Ayuntamiento de Tordesillas ha sustituido este 2021 la tradicional cabalgata por una escenificación estática con los Reyes Magos, celebrada en la Plaza Mayor. Desafiando al frío, poco antes de las 18:00 horas de este martes las primeras familias se acercaban a hacer cola en la plaza, donde gracias a la actuación de un coro musical, a los adornos y a la iluminación, el ambiente navideño estaba garantizado. El punto álgido llegaba con la comitiva real: Melchor, Gaspar y Baltasar, acompañados por sus pajes, cruzaban en un primer momento las calles saludando a los más pequeños, para después ocupar sus tronos.

Con horarios fijados en función de la edad, los niños y niñas tordesillanos tuvieron ocasión, a partir de ese momento, de saludar a sus majestades de Oriente en un escenario caracterizado para la ocasión e improvisado junto a la fachada del edificio consistorial. Allí, los más pequeños de cada casa han tenido ocasión de ver y saludar, desde una distancia prudencial, y con toda seguridad, a sus majestades de oriente, siendo testigos de una noche única y mágica pese a las circunstancias en las que nos encontramos.

Las normas de seguridad y distanciamiento social han sido la tónica principal para el correcto desarrollo de la actividad, que ha atraído, a lo largo de más de dos horas, a centenares de vecinos y que este año ha tenido que celebrarse bajo un estricto control tanto de las fuerzas de seguridad como de la propia agrupación de voluntarios de Protección Civil en Tordesillas.