Centenares de personas disfrutaron este domingo de un encuentro que terminó con el recibimiento de los niños en el Ayuntamiento

Centenares de tordesillanos disfrutaron este domingo, y a pesar de las bajas temperaturas, del tradicional desfile de la cabalgata de Reyes, que sirvió un año más para llenar de magia y ambiente las principales arterias del municipio. Distintos colectivos y agrupaciones de vecinos se unieron a la comitiva de Melchor, Gaspar y Baltasar para el disfrute de los más pequeños. En esta ocasión, y con motivo de las obras desarrolladas en el puente medieval, el desfile arrancó, a las 18:00 horas, desde la Avenida de Portugal, entrando en el casco urbano por la calle Dimas Rodríguez, donde la multitud se agolpaba desde los primeros momentos.

La cabalgata contó de nuevo con la presencia de los bomberos, así como una agrupación de caballistas y, como no podía ser de otra manera, de varios modelos del tradicional seiscientos. Tras su recorrido, el desfile culminaría en la Plaza Mayor. Una vez en el Ayuntamiento, sus majestades protagonizaron, en el Salón de Actos del Consistorio, el recibimiento de los niños y niñas del municipio.