El morlaco perteneciente a la ganadería de “Albarreal» y de 560 kilos de peso, inició puntual el festejo en un evento que volvió a congregar a cientos de aficionados en la localidad.

Tras dos años de ausencia, Tordesillas recuperó su “Toro de la Vega”. Un evento que ha tenido que ser catalogado como “festejo taurino tradicional” una vez el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León había dictaminado la paralización cautelar de las nuevas bases legales planteadas este 2022 desde el Ayuntamiento de Tordesillas.

Marcado con el número 88, guarismo 17 y pelo negro mulato meano, señal oreja orejisanas ambas, este toro nacido en diciembre de 2016 salió puntual a las 11 de la mañana con el ya tradicional toque del reloj suelto y el disparo de bombas y cohetes, que anunciaba la salida del morlaco desde la Calle San Antolín hasta los prados de Zapardiel.  Pronto se presentaba `Manjar´ en la Vega, en un encierro muy rápido. En la rotonda antes de entrar a la Vega, y donde se concentraban centenares de personas, el astado hizo las delicias de los allí presentes gracias a los escasos recortes de algunos participantes.  El ejemplar mostró en todo momento su bravura, rapidez y juventud. Tal y como marca la legislación, el ejemplar fue despuntado de sus cuernos.

“Tordesillas una vez más ha dado cuenta de que es un pueblo comprometido con las hacer cumplir las normas. Pese a que este año se había elaborado un nuevo articulado de acorde a la ley, la presión popular y mediática ha llevado a su paralización. Nuestra propuesta estaba avalada por veterinarios y especialistas en la materia donde en ningún momento se planteaba la muerte del animal en público. Esto vuelve a ser otro ataque al medio rural, a nuestras tradiciones y al mundo de la tauromaquia en general. Espero que los caballistas y aficionados hayan podido disfrutar del festejo, gracias a un ejemplar menos pesado que otros años, pero físicamente más ágil y rápido” declaraba Miguel Ángel Oliveira, alcalde de Tordesillas.

Destacar que gracias a la previsión del incumplimiento de las normas por parte de los grupos antitaurinos y de PACMA, la Delegación de Gobierno de Castilla y León ha ampliado considerablemente los efectivos de los cuerpos y seguridad del estado para garantizar la seguridad. “Vienen a provocar la alteración del orden público. Esperamos que las sanciones sean contundentes para estos alborotadores” ha apostillado Oliveira.

La localidad pese a las dificultades recupera el festejo tal y como se celebró entre 2016 y 2019, ya que en estos dos últimos años, con motivo de la covid19 no se pudo disputar. El consistorio seguirá adelante para que la nueva ordenanza reguladora pueda ser una realidad en 2023, ya que esto como aclaraba el primer edil, “se trata de una paralización sin que haya habido juicio alguno”.

Una vez finalizado el festejo, el toro ha ido tranquilamente a los corrales para descansar acompañado de los cabestros, pastores, Guardia Civil y los miembros de la organización.

Ganadería

Ganadería creada en 2000 por D. José Luis García Palacios con vacas y sementales procedentes de “Ganadería Marqués de Domecq”, “Ganadería de Concha y Sierra” y “Martelilla”. En 2001 cambia el anuncio de “Don José Luis García Palacios e hijos” a la denominación “Toros de Albarreal”, y se puso al frente de ella D. Guillermo García-Palacios y Álvarez, hijo del fundador y actual gestor a día de hoy de la misma. La ganadería ha pertenecido a la Unión de Criadores hasta el año 2016, año en el que ingresó en la Asociación de Ganaderías de Lidia con el nombre actual de “Albarreal” y con una pequeña variación en el hierro.