Entrevistamos al nuevo entrenador del Atlético Tordesillas, quien estará al frente de los rojiblancos tras una primera etapa en la entidad, donde ya estuvo como segundo de Santi Sedano.

¿Cómo afrontas esta temporada al frente del Atlético Tordesillas?

La afrontamos con mucha ilusión y a la vez responsabilidad. Es una oportunidad única poder entrenar y estar al frente del Torde, es algo que desde hace años nos habíamos planteado como un objetivo, y ahora nos toca demostrar.

¿Cómo surgió la posibilidad de fichar por el Torde?

Bueno, para los entrenadores la época de verano es un poco una locura de llamadas y de estar pendiente. La temporada que estuve aquí de segundo con Santi Sedano estuve cerca de si salía Santi haber dirigido al equipo, pero al final Santi renovó y cada uno, club y yo, tomamos caminos distintos. Tuve la oportunidad de entrenar en Tercera, en Segovia, en La Granja, y esa experiencia también me ha hecho conocer mejor la categoría y estar más preparado. Cuando se empezó a oír que el convenio con el Real Valladolid podía no continuar esta temporada, se volvió a abrir la puerta y a partir de ahí hubo acercamientos, llamadas, reuniones con el presidente para conocer un poco la línea que quería seguir el club, el proyecto que queríamos llevar a cabo, y al final el club consideró que éramos la mejor opción, y aquí estamos.

¿Cuál será el principal objetivo para esta campaña?

Esta temporada, con seis descensos la campaña anterior, lo más sensato y coherente es hablar de la permanencia, y asentar a un buen grupo de los jugadores jóvenes que van a formar la plantilla, darles continuidad y poder hacer un buen bloque para que esto pueda dar frutos a corto pero sobre todo a medio plazo. Todos los veranos incorporar a doce o catorce jugadores al final es complicado, y la idea es formar un buen bloque y a partir de ahí, crecer.

¿Cómo ha ido esta primera toma de contacto con el equipo? ¿Qué te ha parecido la plantilla?

La plantilla trabaja muy bien, se nota ilusión y ambición, y creo que a día de hoy se está formando un equipo muy válido y con jugadores muy buenos. Ahora hay que trabajar y entre todos los que formamos el equipo y el club crear el mejor ambiente de trabajo posible para que esos jugadores crezcan y nos den lo mejor. Si conseguimos que este grupo trabaje como equipo y lo pongan todo, los resultados llegarán.

Vuelves a la que también fue tu casa con Santi Sedano, ¿no es así?

Sí, esa temporada fue la temporada posterior a la del “Casi” Play off en Zamora y no fue fácil por las expectativas que se habían creado y porque a falta de bastantes partidos el equipo se quedó sin opciones de mirar para arriba. Hubo que cambiar el chip y a partir de ahí fue más difícil, pero aún así, de aquella etapa, y pese a que la relación con Santi al final se desgastó mucho, saqué cosas positivas y aprendí mucho de trabajar juntos. Después de esa temporada volví con La Granja en partido oficial, y precisamente cuando vuelves y lo haces con otro club es cuando te das cuenta de lo que a nivel personal puede suponer trabajar y entrenar en un club al que has seguido desde pequeño y en un sitio donde te hace ilusión estar.

¿Cómo será este nuevo Tordesillas de Miguel de la Fuente? ¿Cuál será tu planteamiento de juego?

Queremos ser un equipo muy intenso, dominadores de balón y sobre todo estar mucho tiempo en campo contrario. Con la calidad que tenemos, necesitamos el balón para estar bien y a partir de esa intensidad y calidad, ser verticales y acabar muchas situaciones en portería contraria. A la vez vamos a tener que trabajar y mucho para ser sólidos en nuestro área y conceder poco.

¿Cómo valoras la ruptura de filialidad del Torde con el Real Valladolid?

El Torde y el Real Valladolid, sean filiales o no, están llamados a entenderse siempre. Es una realidad que muchos de nuestros jugadores son ex de la cantera blanquivioleta. Ahora nos toca hacer ver que somos un club y un equipo que trabaja bien, profesional y con capacidad para ser ese sitio donde poder ceder jugadores y que puedan volver al Real Valladolid con una temporada de crecimiento y habiendo trabajado bien, y en caso de no volver, que dichos jugadores puedan ver al Torde como ese sitio donde crecer y poder hacer buenas temporadas que puedan suponer un buen escaparate para ellos a la vez que hacen crecer al equipo y club.