Juan Carlos Ruiz, presidente de Motauros, hace un análisis de la concentración prevista desde el 20 al 23 de enero 2022 y cuyas inscripciones van a buen ritmo

Tras un año de paréntesis por la pandemia, la concentración motera invernal de Motauros vuelve a levantar el telón con plenas garantías. “La suspensión el año pasado no fue una decisión fácil, pero por otro lado fue inevitable. Teníamos que ser consecuentes con cómo estábamos epidemiológicamente hablando, por lo que cancelamos la edición física y no la virtual, manteniendo ese espíritu solidario, donde donamos más de 3.000 euros al Banco de Alimentos de Valladolid”, apunta su presidente, Juan Carlos Ruiz.

Este 2022 la concentración vuelve con todas las garantías de seguridad fijadas en la Junta de Seguridad celebrada la pasada semana. “Hemos esperado a empezar a organizarla hasta el último momento, ya que la situación por la pandemia ha conllevado que no hayamos podido anticiparnos como en otras ocasiones. Este año esperamos hasta septiembre y octubre para arrancar viendo la evolución y cómo las restricciones se han ido eliminado. Se ha hecho todo un poco corriendo con la vista puesta en enero y que la situación epidemiológica no vaya a más”, reconoce. Tal y como se señaló en la Junta de Seguridad, se espera que en estas semanas la incidencia vaya disminuyendo y, además, se establecerá un dispositivo de seguridad reforzado, con la garantía de que el 90% de las actividades se realizarán al aire libre o en carpas con máxima ventilación para evitar riesgos.

Así, entre las principales novedades estará en la ampliación de la carpa principal, con el fin de que “en las horas de mayor afluencia haya mayor espacio interpersonal y podamos garantizar la seguridad de todos”. En cuanto al programa poco varía respecto a ediciones pasadas, ya que “para nosotros lo más importante será poder ejecutarla al 100% con plenas garantías. Entendíamos que es un año de reencuentro con plenas facultades. Se sigue apostando por la excursión a Zamora”.

Las ganas de moto y de eventos de este tipo hacen ser a la organización de Motauros bastante optimistas. «Las previsiones indican que podemos igualar e incluso superar nuestro récord de inscritos. La gente tiene ganas de salir, aunque me conformaría con mantener el número de participantes de años anteriores, lo que significaría que todo va bien y que el Covid-19 se está terminando”, apunta Ruiz.

La música volverá a ser, una edición más, la protagonista. “Tenemos un buen cartel musical dentro de nuestras posibilidades. No podemos acceder a grandes artistas, pero optamos por grupos conocidos más accesibles, con una apuesta por la música en directo que hará las delicias del público. Este año el panorama musical es bastante rockero con Sôber, Reincidentes o Porretas entre otros”.

Sobre protocolos, se velará por que la gente disfrute «con precaución y siendo consecuentes con llevar la mascarilla». «Lo que sí vamos a llevar a cabo es una ampliación de la carpa a lo largo, que aunque es cerrada cuenta con una buena ventilación”, apunta Ruiz. El compromiso social este año llegará de la mano de #yoytu. “Reafirmamos nuestro deber solidario, y recaudaremos fondos para la lucha contra el cáncer infantil poniendo nuestro granito de arena a esta causa para poder hacer más visible su labor”, añade.

Por último, desde el Motoclub Tordesillas quieren mandar un mensaje de tranquilidad y seguridad. “Actuaremos en consecuencia con los protocolos establecidos en el momento. Los moteros también marcarán un poco el desarrollo del evento a base de prudencia”, concluyen.