Conrado Íscar visitó este jueves, en compañía del alcalde, Miguel Ángel Oliveira, la pastelería de Dulces Galicia, mostrando ambos su apoyo a su gerente, Carlos Galicia, quien ha denunciado «amenazas» de colectivos animalistas y reivindica «el papel generador de empleo y riqueza» de las empresas en el entorno rural

A raíz de la reciente polémica instaurada en torno a la celebración del Torneo del Toro de la Vega, que finalmente no ha podido llevarse a cabo en las últimas fiestas bajo su nueva ordenanza debido a una paralización cautelar judicial de última hora, diversas empresas y habitantes de Tordesillas han denunciado amenazas, insultos y un acoso generalizado. Este acoso, que ha sido también señalado por el Ayuntamiento de Tordesillas, responde, según se ha afirmado, «a la campaña mediática difundida por colectivos políticos y animalistas».

Con motivo de estas «amenazas» proferidas vía telefónica o en redes sociales, el propio presidente de la Diputación de Valladolid, Conrado Íscar, ha realizado este jueves una visita, en compañía del alcalde de Tordesillas, Miguel Ángel Oliveira, a una de las empresas que afirma haber sido víctima de este «acoso y derribo». En su visita también ha estado presente el diputado provincial Javier González Vega, así como los concejales Jesús Carro, Miguel Ángel Posada y Verónica Gil.

«Quiero acompañar a esta empresa y a la población de Tordesillas, que está sufriendo un acoso sin medida y sin fundamento. El Gobierno de España no puede permitir todas estas cosas que están sucediendo. Se tiene que identificar a esas personas que buscan la división y el insulto, y no son conscientes de todo lo que están perjudicando», apuntó Íscar, quien defendió el trabajo de Dulces Galicia, «una empresa con más de 170 años de historia y seis generaciones a sus espaldas, la cual genera riqueza y puestos de trabajo».

«Es muy injusto, y desde la Diputación queremos mostrar nuestro apoyo a una empresa que elabora un producto de gran calidad y que forma parte de Alimentos de Valladolid. Tordesillas es un municipio que lucha cada día para defender el mundo rural y esto no se puede consentir, sobre todo cuando todos los festejos taurinos están sujetos a una normativa y una reglamentación, con lo que no hay fundamentos para ningún ataque como este», ha concluido Íscar.

El alcalde de Tordesillas, Miguel Ángel Oliveira, por su parte, ha subrayado la existencia de una campaña para desprestigiar el Torneo del Toro de la Vega, «lo cual ha llevado a una ola de ataques hacia el municipio, sus habitantes y sus empresas». «Entendemos que los partidos tienen su función de hacer política, pero han hecho una campaña contra todo un pueblo, usando vídeos antiguos de la muerte del Toro con la antigua ordenanza y todo ello ha propiciado insultos y ataques a empresas, particulares y el propio Ayuntamiento. Hay gente recibiendo llamadas con insultos, amenazas de muerte y un intenso acoso cibernético», ha apuntado Oliveira.

El primer edil ha puesto de relieve la labor de Dulces Galicia como ejemplo de «empresa puntera, con un producto de nivel internacional». También ha reivindicado «el derecho a celebrar nuestros festejos, siempre que seamos escrupulosos con la legalidad». En este sentido ha recordado que el Consistorio está preparando una denuncia en la Fiscalía contra PACMA y Podemos «por la difusión de información falsa contra el Torneo». «son culpables de condicionar a la población, a los medios de comunicación y a los jueves a través de esta presión mediática. Quieren derrocar el Toro de la Vega porque es un símbolo, pero nunca ha sido prohibido, y los encierros en el mundo rural existen en todos los pueblos de España. Es un ataque a la forma de vivir del entorno rural», ha concluido Oliveira.

Carlos Galicia, gerente de Dulces Galicia, por su parte, ha manifestado su «extrañeza» por «que las asociaciones antitaurinas vuelvan a la carga siete años después». «Han aprovechado para ir contra el festejo y de paso nos han amenazado a nosotros y a otras empresas tordesillanas. Nosotros somos una empresa que genera muchos puestos de trabajo, fabricamos un producto conocido a nivel internacional, y por ello nos duele y esperamos que estas personas rectifiquen. Creo que ha habido una campaña organizada», ha afirmado Galicia. «Las empresas ya estamos sufriendo bastantes inconvenientes con esta situación de subida de precios. Hemos hecho una reciente inversión con una fábrica nueva a la última con la intención de seguir creciendo», apuntaba el gerente de la empresa. Un objetivo que esperan poder llevar a cabo sin que a las dificultades habituales se le añadan presiones o ataques de ningún tipo.