El alcalde de Tordesillas, Miguel Ángel Oliveira, repasa la actualidad del municipio en su primer año al frente del gobierno municipal, considerando que “se ha demostrado que este equipo de gobierno está preparado y capacitado para gobernar con garantías”

¿Cómo se ha gestionado desde el Ayuntamiento la situación de Covid-19?

Nuestra intención ha sido siempre gestionar está situación tan complicada pensando en la salud de todos los vecinos de Tordesillas, sin escatimar esfuerzos y con la máxima lealtad institucional al Gobierno de España, a la Junta de Castilla y León y a la Diputación Provincial de Valladolid.

¿Se está preparando el municipio para una posible segunda oleada?

Por supuesto, todas las medidas e iniciativas que estamos implantando o tenemos previsto implantar, están pensadas para anticiparnos a un posible rebrote o segunda oleada, tanto a nivel de material, de personal, social o de infraestructuras.

¿Cómo valora la actitud de los vecinos durante esta crisis?

La actitud de los vecinos de Tordesillas ha sido siempre positiva. Siempre están dispuestos a colaborar y ayudar a los demás, su comportamiento a la hora de cumplir las normas de comportamiento y las medidas distanciamiento social han sido ejemplar. A excepción de algún caso aislado, durante esta crisis en Tordesillas ha imperado el respeto y el sentido común.

¿Cuáles son las principales medidas económicas que se van a llevar a cabo o se han realizado para apoyar al comercio y la hostelería en localidad?

El Ayuntamiento llevará a cabo un plan de medidas divididas en tres bloques: 1) Las económicas (supresión de la tasa municipal de ocupación de vía pública por la instalación de terrazas, una ampliación del espacio de las mismas y una reducción en el recibo de las basuras y el aplazamiento o fraccionamiento de cualquier otro pago tributario municipal, además de agilizar el pago a proveedores); 2) De impulso al sector con un Plan de Transformación Digital del Pequeño Comercio, que “facilite formación y herramientas gratuitas para la adaptación del negocio al ámbito digital y tecnológico”; 3) La realización de una campaña que constará de múltiples acciones para crear y consolidar a Tordesillas como centro seguro de compras y, servicios, entre ellas un “sello de establecimiento de confianza”, además de consolidarlo como un destino turístico de calidad y seguro. La maniobra pretende fomentar los beneficios de las compras de proximidad y de la economía circular, así como reforzar el posicionamiento de Tordesillas como lugar de referencia dentro de la provincia.

Además, de forma conjunta con la Asociación de Comercio Local y Hosteleros, se trabaja en la reorganización y adaptación del calendario de ferias y eventos. Finalmente en el ámbito de la contratación pública se adoptarán medidas tendentes a la activación rápida del conjunto de obras y servicios de mantenimiento, y a la mejora e inversión en obra pública civil.

¿Qué principales novedades llevará consigo este presupuesto de 2020?

En materia de inversión, está previsto un gasto de 1.661.836,92 euros. El 50% aproximadamente está ligado a los Planes Provinciales (758.860 euros), y otra parte importante a la urbanización del SUN-4 (520.195,91 euros).

Dentro de esos Planes Provinciales se incluye: Urbanización y abastecimiento de la Calle La Soga y Cocinas (403.000 euros, de los cuales el Ayuntamiento aporta 36.285 euros); urbanización y abastecimiento de la Calle San Juan y Hospital de Peregrinos (230.800 euros, donde el Ayuntamiento aporta 20.775 euros); urbanización y cambio de las redes de abastecimiento del Pedroso de la Abadesa (12.000 euros); mejora de las instalaciones del Punto Limpio (55.000 euros, de los cuales el consistorio abona 8.250 euros) ; pista de Parkour ( 75.000 euros, aportando el consistorio 7.500 euros); arreglo de la cubierta de la Nave de Maquetas en el parque de Valdegalindo (33.000 euros , 4.950 euros aportados por el Ayuntamiento); instalación de la calefacción y agua caliente en el Taller Ocupacional ( 10.900 euros; arreglo de senderos (2.600 euros).

Entre las grandes inversiones se encuentran; la cobertura de la cancha polideportiva del Colegio Pedro I (150.000 euros); mejora de la iluminación de la Plaza de Toros (27.000 euros); arreglo de la antigua casa del Guarda Forestal (38.000 euros); canalización y cableado de la Casa Consistorial (35.000 euros); mobiliario y enseres Casa Consistorial (15.000 euros); grupo de presión para desatascos (9.500 euros).

¿Cree que los Ayuntamientos tendrían que tener más flexibilidad para gastar su superávit?

Somos los que tenemos el mayor número de competencias y los encargados directos de la prestación del mayor número de servicios. En esta crisis seremos los encargados de reactivar la economía, y para ello tenemos que tener más flexibilidad a la hora de utilizar nuestros recursos y ahorros.

¿Cree que se debería cambiar la Ley en este sentido?

Desde luego. Somos la institución pública más cercana al ciudadano y la que presta el mayor número de servicios, necesitamos mayor autonomía.

¿Cómo valora su primer año de legislatura?

Es un balance realmente positivo, ya que se ha demostrado que el Ayuntamiento está preparado y capacitado para gobernar con garantías, y que durante este tiempo que hemos gobernado en coalición con Vox, hemos llevado adelante acuerdos de gobierno con amplio consenso y determinación. Aprovecho para agradecerles su lealtad institucional y su implicación en una situación que exige acuerdos. Lamento la poca aportación en forma de propuestas del Grupo Municipal Socialista, les está costando adaptarse a su papel de oposición en el Ayuntamiento de Tordesillas.

¿Cómo ha sido la decisión de suspender oficialmente las fiestas de la Peña?

Ha sido una decisión difícil y que nos viene marcada por las limitaciones impuestas desde el gobierno regional para la celebración de este tipo de acontecimientos. Actualmente con los criterios marcados es inviable la realización de las fiestas tal y como las conocíamos. Nuestra obligación es ser realistas y consecuentes, además de mostrar una posición de lealtad a los criterios marcados por la Junta de Castilla y León.

Además hay que destacar que sería una imprudencia realizarlas, por el elevado riesgo que conlleva no poder garantizar las medidas de seguridad mínimas ante la alta concentración de personas que se presuponen en las actividades que se organizan en nuestras fiestas.

También tendremos un verano sin piscinas…

Tras valorar la situación ante la crisis sanitaria ocasionada por la Covid-19, tomo la decisión de mantener cerrada la piscina municipal este verano, ya que las instalaciones pueden ser “un potencial foco de contagio de Covid-19”, y “en estos momentos, la salud está por encima de todo”.

¿Qué mensaje le gustaría transmitir a los vecinos?

Un mensaje de tranquilidad, esta crisis es un paréntesis en nuestras vidas del que vamos a salir pronto.