La empresa pública ha dejado claro que no va a realizarse ningún ERTE, pero tal y como confirman fuentes sindicales, “se tiene la pretensión de cargar el coste de las medidas una vez más sobre la espalda de los trabajadores”

La representación de trabajadores de Paradores ha emitido un comunicado en relación a la nueva situación contractual con la empresa pública, que hoy por hoy cuenta con cerca de 4.000 trabajadores, una parte de ellos de Tordesillas. Tras el estado de alarma decretado por el Gobierno de España y mientras dure esta situación “debido a la crisis del coronavirus”, desde la dirección se ha procedido al cierre de todos sus hoteles a lo largo de la geografía española.

Ante la importante caída de ingresos, la propuesta planteada desde la empresa pública está en no acogerse al ERTE pero sí dejar en cero la prima de producción que cobra la plantilla. “La licencia retribuida que nos va aplicar la empresa consiste en el salario base y complemento ad personam, desapareciendo el resto de complementos, salvo que pongamos a disposición el disfrute de nuestras vacaciones. Para los trabajadores que no tengamos las pagas prorrateadas, ni complementos ad personam, el salario neto será inferior el Salario Mínimo Interprofesional”, apunta el Comité de empresa en su escrito.

Esta prima de producción representa una media del 23,5 % del salario y una cantidad media por persona con jornada de ocho horas de 391 euros mensuales, según los datos aportados por la empresa, tal y como informa EFE.

“No es de recibo que la herramienta turística principal de la Administración, Paradores, una vez más tenga tan poco respeto por las condiciones de sus plantillas, empleados que, como no puede ser de otra forma, cuando se levante el aislamiento, se incorporarán a sus puestos de trabajo para seguir luchando por esta empresa, a pesar de sus directivos. Luego dirán que todos estamos en el mismo barco. Basta de dirigir la única empresa de hostelería pública a través de una hoja de cálculo”, puntualizan.

La plantilla lleva desde el pasado 16 de marzo sin trabajar, consumiendo el exceso de horas realizadas el pasado ejercicio y acogiéndose al permiso retribuido recuperable aprobado por el Gobierno entre los días 30 de marzo y 9 de abril.

Consultado como alcalde del único municipio de la provincia de Valladolid que dispone de un Parador Nacional, Miguel Ángel Oliveira ha reconocido cómo “esta medida que propone la Red de Paradores a sus trabajadores es injusta e injustificada. Los trabajadores de las empresas públicas no pueden acogerse a Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), puesto que “la legislación no lo permite en estos momentos”, y está propuesta que presentan a los trabajadores es un ERTE claramente camuflado. En 2019, Paradores registró las mejores cifras de ventas de los últimos doce años, con un crecimiento de 2,8% respecto a 2018. Si se permite tomar esta medida a las empresas públicas, en este particular a la Red de Paradores, se tiene que hacer extensiva al resto de trabajadores del sector público dependientes de las distintas administraciones, incluido a los representantes políticos que no están realizando su trabajo en estos momentos”, ha querido apuntar el primer edil.