El Ayuntamiento de Tordesillas ha recibido la llamada de la presidenta de la institución para notificar el traslado a la capital, emplazándose a una reunión en septiembre a tres bandas junto a la Junta de Castilla y León para abordar el destino final del realejo de Juana I y el virginal

Cerca de 1.600 firmas han sido las que lleva recogidas el Ayuntamiento de Tordesillas para evitar el traslado del Realejo de la Reina Juana I de Castilla y el Virginal de Hans Bos al futuro Museo de las Colecciones Reales. A primera hora de esta mañana, el alcalde de Tordesillas, Miguel Ángel Oliveira ha recibido la llamada de presidenta de Patrimonio Nacional, Llanos Castellanos, para notificar su traslado. Esta ha afirmado que la decisión de trasladar ambos instrumentos “responde a la clara voluntad de esta institución de mantener en el mejor estado posible cada uno de los elementos que forman parte del patrimonio nacional como es el caso del Realejo de la Reina Juana y del Virginal de 1579, dos instrumentos de un gran valor histórico y cultural, que vamos a restaurar para garantizar su conservación en el futuro”. Además, añadió que el traslado de ambos instrumentos “se ha realizado cumpliendo con la normativa vigente y garantizando, en primer lugar, su protección y seguridad”.

Castellanos también explicó que su objetivo en esta nueva etapa para la institución es “fomentar el diálogo entre instituciones, como lo venimos haciendo desde que tomé posesión como presidenta de Patrimonio Nacional en febrero de este año, y tratar de dar solución a las propuestas de las localidades donde estamos presentes”.

El alcalde de Tordesillas, Miguel Ángel Oliveira ha aclarado como el clima es de “entendimiento” entre las diferentes partes implicadas, donde la propia Llanos de Castellanos posiblemente visite la villa en septiembre para tener una reunión a tres, donde también estará presente la Junta de Castilla y León. “Hasta el momento hemos hecho todo lo que podíamos hacer.  Hemos sumado la implicación de administraciones municipales, regionales y estales para que una vez estén restaurados, estos vuelvan a la localidad”.

Cabe recordar, como ambos instrumentos, entre otros, fueron seleccionados por Patrimonio Nacional en 2017 para que formen parte de la colección del futuro Museo de las Colecciones Reales de Madrid.

Los dos instrumentos, según se informa desde la institución, permanecían almacenados en el zaguán del monasterio vallisoletano, fuera de la visita pública, desde octubre de 2017, cuando fueron retirados de la Capilla Dorada, donde se exponían hasta entonces, para organizar en este mismo espacio una exposición con motivo del V Centenario de la llegada a Tordesillas de Carlos I. Entre las necesidades de conservación preventivas que Patrimonio Nacional contempla llevar a cabo un análisis de plagas, la consolidación estructural, el ajuste mecánico de piezas, y la fijación de la capa pictórica.

Para llevar a cabo cada una de estas intervenciones, Patrimonio Nacional cuenta en sus talleres de restauración del Palacio Real de Madrid con un taller de ebanistería, un laboratorio químico, un taller de pintura y un gabinete de radiología con instrumental especializado y el necesario certificado del Consejo de Seguridad Nuclear.