Tanto el Instituto Armado como los cuerpos de seguridad municipales han llevado a cabo una labor de vigilancia en los últimos días que se ha saldado con varias sanciones entre vecinos que no han decidido acatar las normas del estado de alarma

Un total de treinta y ocho multas han sido impuestas tanto por Policía Local como por el cuerpo de la Guardia Civil de Tordesillas. En el caso del cuerpo municipal, han duplicado su número de efectivos por turno con el objetivo de hacer cumplir con las obligaciones del estado de alarma en el que nos encontramos.

En concreto, han señalado que se encuentran intensificando su presencia no solo en las calles, sino también en los centros de transporte y logísticos, donde la actividad continúa operativa. Asimismo han extremado la vigilancia en el Centro de Salud, como principal foco de riesgo de posibles contagios, así como en las farmacias y los comercios de alimentación y supermercados, las gasolineras, los bancos y las residencias de ancianos. Este control, se ha extendido a los diferentes vehículos y viandantes  que a lo largo del día circulan por las principales vías de la localidad, donde los agentes de la autoridad se encargan de velar porque los movimientos de ciudadanos queden limitados a sus obligaciones laborales o a compras de alimentos o fármacos.

Dada la excepcionalidad de la situación y el riesgo de contagio del Covid-19 que existe, es importante destacar que este cuerpo  puede imponer sanciones económicas que pueden partir de los 600 euros y hasta los 30.000 al considerarse “falta grave”. Desde el Ayuntamiento de Tordesillas se insiste en la colaboración y solidaridad en este excepcional estado de alarma. “En estos momentos no debemos bajar la guardia y se necesita la colaboración de todos nosotros para evitar que la curva de infectados por el Covid-19 siga en aumento”.