El ex delegado del gobierno y ex presidente de la Diputación fue el encargado de dar el pregón que da inicio a los actos programados por parte de la Junta de Cofradías donde se desarrollarán un total de doce procesiones.

El rico legado patrimonial volverá a salir a la calle con la Semana Santa de Tordesillas. Tras dos años de ausencia debido a la pandemia de la covid-19, una de las manifestaciones culturales y populares de mayor atractivo turístico de la villa del tratado volverá a convertir sus calles en un gran museo al aire libre. El arranque a esta programación se ha iniciado con el pregón de la Semana Santa de Tordesillas. La Iglesia de San Pedro fue testigo de tal acontecimiento. Un templo que congrego a un centenar de personas para escuchar las palabras de Ramiro Ruiz Medrano, ex delegado del gobierno y ex presidente de la Diputación de Valladolid  y pregonero de esta edición. Junto al él, buena parte de la corporación municipal, encabezada por el alcalde Miguel Ángel Oliveira, y los ediles, Jesús Carro, Verónica Gil,  José Luis Rojo, Zulema San José,  Verónica Gutiérrez y María Ángeles Santos. Entre los presentes a esta cita también ha estado el Subdelegado del Gobierno en Valladolid, Emilio Álvarez.

El primero en tomar la palabra fue Luis Barajas, vicepresidente de la Junta Local de Semana Santa de Tordesillas, ante la convalecencia de Isaías García. “Después de dos años sin manifestaciones religiosas por las calles, ni actos de Semana Santa, por fin este año volveremos a sacar los pasos por las calles. La Semana Santa de Tordesillas destaca por el espectacular marcó que proporciona nuestra villa, pero también especialmente por la labor altruista de todos los cofrades, que dedican su tiempo y esfuerzo guiados por la devoción y la fe para que todo salga adelante. Tenemos la suerte de a través de las imágenes, representar todos los momentos más importantes de la Pasión, Muerte y resurrección”. Barajas también puso de relieve el papel del pregonero, Ramiro Ruiz Medrano, ya que en su época como presidente provincial,  “dedicó importantes esfuerzos en impulsar la Semana Santa de Tordesillas. Durante los últimos años, los desfiles procesionales han evolucionado y también se han realizado importantes restauraciones de todos los pasos, con carrozas y andas nuevas. Sin embargo, todas estas mejoras no tendrían ningún sentido sin el apoyo físico de los cofrades”. Uno de los objetivos que se han marcado desde la organización local es que esta celebración, que actualmente está declarada Interés Turístico Regional, pasa a ser de Interés Turístico Nacional.

Ramiro Ruiz Medrano quiso agradecer tanto al Ayuntamiento como a la Junta Local de Semana Santa de Tordesillas el haberle otorgado el honor de ser pregonero de esta Semana Santa. El ex delegado del gobierno y ex presidente de la Diputación, en su expositivo,  hizo un recorrido por las diferentes cofradías y procesiones que se realizan en la villa, destacando no solo las 18 tallas que procesionan, si no al “espíritu e intensidad con el que se vive la Semana Santa en todos los pueblos y ciudades de Castilla y León.  El sentimiento que conllevan estos días a parte de los pasos es de las personas, de los cofrades que viven con intensidad todas y cada una de sus procesiones “. Ruiz Medrano también hizo referencia a tres conceptos claros en esta Semana Santa como son “el silencio, el frío como expresión térmica y espiritual y a la Plaza Mayor de Tordesillas, punto de encuentro de acontecimientos históricos y de todas y cada una de las procesiones programadas”.

50 aniversario de la cofradía Nuestro Padre Jesús Nazareno

Este año se cumple los 50 años de la cofradía fundada en 1972 por Teodoro García Bazán. En la actualidad cuenta con 110 cofrades. El cartel de este año se trata de una imagen de  Jesús Nazareno seguida de la del Cirineo, ayudándole a llevar la cruz. Una composición tallada al completo por Felipe Espinabete en 1768 (escultor tordesillano),  y acompañada de una túnica aterciopelada.