El consistorio, en una reunión con las principales agrupaciones de la localidad, ha expuesto la actual situación, donde por el momento se desconocen los protocolos para realizar verbenas o encierros

El Ayuntamiento de Tordesillas se ha reunido con las principales agrupaciones peñistas de la localidad, con el objetivo de poner sobre la mesa la celebración de las próximas Fiestas de la Peña. En el encuentro, han estado presentes tanto el alcalde, Miguel Ángel Oliveira, como los concejales Miguel Ángel Posada, Jesús Carro, el diputado y concejal, Javier González y el primer teniente de Alcalde, José Luis Rojo.  El primero en tomar la palabra ha sido el primer edil, quien ha dejado claro  cómo, no será “hasta el 10 de julio cuando se tomará una decisión sobre su celebración o no. Tal y como está la situación, será difícil que tengamos Peña, aunque nuestra voluntad es celebrar las fiestas, ya que somos conscientes de la importancia económica que tiene para la villa. Estamos en permanente comunicación con la Subdelegación de Gobierno para conocer los diferentes protocolos a llevar a cabo a este respecto, al igual que los criterios para proceder a la apertura de las piscinas municipales” aclara Oliveira.

Con todas las fiestas patronales suspendidas hasta el 15 de agosto, Oliveira tiene miedo a un “efecto llamada” de forasteros para vivir los encierros o las fiestas. Eso podría suponer un peligro ante un posible repunte, por lo que ha subrayado que “se tomarán las medidas oportunas pero con sentido común”.

Desde la concejalía de festejos, Miguel Ángel Posada ha afirmado como “se ha rebajado el presupuesto de estas fiestas para adaptarlo a la actual situación por el Covid-19. Tenemos que agradecer que no nos une por el momento ninguna cláusula contractual con ninguna empresa en el ámbito taurino o musical que pueda conllevar algún gasto en caso de suspensión“. Posada también ha dejado claro como “los festejos serios este año quedarán suspendidos, aunque no descartamos realizar el concurso de cortes”. El concejal también ha querido dejar claro como “Tordesillas, como el resto de España, depende de los protocolos que establezca el gobierno para realizar las verbenas y los encierros “.

Entre el público asistente también estaba el portavoz socialista en Tordesillas, Rafael García Valea, quien ha puesto de manifiesto su “malestar” por la suspensión de los festejos serios. “Se trata de una decisión política del equipo de gobierno el prescindir de las corridas.  Se han basado en criterios económicos y no científicos para justificar la cancelación de los festejos serios”, declaraba Valea. Tanto el primer edil como el concejal de festejos, no han tardado en salir al paso. “Dada la rebaja ingresos por el coronavirus , se ha decidido prescindir de las corridas serias, para dedicar ese dinero -100.000 euros- a ayudas para el comercio , la hostelería y la industria, que servirán para paliar la crisis por el COVID-19.  Ahora mismo existen otras prioridades y también tenemos que valorar que pueda haber un posible rebrote .Debemos estar prevenidos”.

Principales preocupaciones

Entre los actos que más preocupan al gobierno municipal para su celebración, dada su amplia afluencia son: la noche de faroles, el día de las Portadas, los encierros y las verbenas. El consistorio es consciente que con las limitaciones actuales, sería imposible poder congregar a 5.000 personas en la Plaza Mayor.

Sobre los encierros, desde el Ayuntamiento han comunicado como están en permanente comunicación con los municipios de Cuéllar y Olmedo- localidades junto a Tordesillas con tradición en estos festejos- , para poder en conjunto, establecer unos parámetros para la realización de los mismos.

En lo relativo a los “cuartos”, desde el consistorio se ha dejado muy claro que “no será el Ayuntamiento el que vaya por cada peña mirando si se respeta o no la distancia de seguridad o si se lleva mascarillas.  Es responsabilidad de todos hacer las cosas correctamente y el protocolo será el que se marque desde el Gobierno Nacional”.

Por último , se ha dejado sobre la mesa una próxima reunión , cercana a ese 10 de Julio, donde se tomará finalmente una decisión sobre la suspensión o no de las fiestas patronales de 2020, donde se ha descartado ya por completo , el pasar las celebraciones a otras fechas en el presente año.