Se reforzará la seguridad mediante puntos de control de emergencias y se pondrán en marcha campañas de prevención para evitar actos incívicos como la quema de neumáticos mediante acelerones, mientras que se ha destacado que los datos epidemiológicos mejoran días después del encuentro 

El Ayuntamiento de Tordesillas ha acogido este viernes una reunión para evaluar y hacer balance de la edición de Motauros 2022 celebrada los pasados días 20, 21, 22 y 23 de enero. En una reunión presidida por el alcalde del municipio, Miguel Ángel Oliveira, han estado presentes tanto el presidente del Motoclub Tordesillas, Juan Carlos Ruiz, como representantes de la Guardia Civil de la Policía Local o de los Hosteleros de la Asociación ‘Villa del Tratado’. En dicha evaluación, que ha tenido en cuenta distintos sectores implicados en la organización del encuentro, también se ha tenido en cuenta la valoración realizada por los voluntarios de Cruz Roja y de Protección Civil.

Como principales conclusiones, se ha realizado una valoración positiva de la concentración, la cual ha sido, en términos económicos, de las mejores ediciones, con un impacto económico cercano a los tres millones de euros tanto en el municipio como en la provincia. Pese a la amplia participación –que ha supuesto un récord- el número de incidencias registradas ha sido bajo, y en general las intervenciones han sido leves. “Podemos hacer una evaluación positiva en cuanto al comportamiento de la gente, tanto los establecimientos como los negocios hosteleros han trabajado muy bien y la tendencia ha sido la de un odio diurno, con escasez de incidentes”. En concreto, se registraron 36 intervenciones por parte del dispositivo de seguridad en Valdegalindo, y 25 en el municipio, todas ellas controladas y de carácter leve.

Mejora epidemiológica cinco días después de la concentración

Tras hacer un análisis de los resultados de estos últimos días, y habiendo transcurrido cinco días desde la clausura de Motauros, el Área de Salud de Tordesillas ha registrado este viernes un descenso en el número de casos positivos por Covid-19 en los últimos siete días. Este indicador, que sigue la tendencia general del resto de la provincia, avala el correcto funcionamiento del dispositivo de seguridad sanitaria de la concentración.

Campaña para evitar actuaciones incívicas

Con el fin de seguir mejorando la convocatoria y evitar actuaciones incívicas que puedan causar problemas a los vecinos de Tordesillas, desde el Ayuntamiento se pondrá en marcha en 2023 una campaña preventiva para evitar que en zonas de afluencia como la Plaza Mayor o la calle Gutiérrez Mellado se lleve a cabo la ‘quema de neumáticos mediante acelerones’ por parte de los motoristas, con la consecuente contaminación por humo y los ruidos derivados de estas actuaciones. “Vamos a tomar medidas drásticas para evitar esto, es algo que contamina y no se puede consentir que vuelva a pasar: el resultado son manchas de aceite en las calles, restos de contaminantes de goma e incluso el levantamiento del pavimento en algunos puntos”, ha señalado el primer edil. Para limitar este tipo de actos se pondrá en marcha una campaña informativa y se controlarán los accesos al casco histórico para que solo se pueda usar la Plaza Mayor como aparcamiento, evitando, eso sí, este tipo de comportamientos.

Mejora de la seguridad gracias a dos puntos de control de emergencias

Asimismo, y para mejorar la seguridad en futuras ediciones, teniendo en cuenta que en algunos puntos la concentración de personas es elevada, se establecerá un punto de control emergencias en Valdegalindo y otro en la Plaza Mayor. En ellos habrá presencia policial y sanitaria, además de personal municipal y propio de la organización. De esta manera se ofrecerá un plan específico de control y evacuación para garantizar la completa seguridad en caso de emergencia o incendio.

Mejoras en la limpieza

También se ha anunciado desde el Ayuntamiento que se mejorará el plan de limpieza para la próxima edición, organizando un equipo preparado para reestablecer el estado inicial del municipio con la máxima premura. Según se ha informado, “desde este mismo domingo se están llevando a cabo este tipo de labores, trabajando a pasos agigantados, si bien es lógico que tratándose de una concentración de esta magnitud y características siempre es complicado resolver el problema de limpieza rápidamente, se suele tardar unos días”.

El alcalde, Miguel Ángel Oliveira, ha aprovechado la ocasión para “pedir disculpas a los vecinos por los inconvenientes o trastornos que se haya podido ocasionar durante la concentración”, si bien ha explicado que “es un evento que había que llevar adelante y que además estaba avalado por todas las normativas sanitarias y autorizado por todas las instancias”.