La localidad ha procedido a colocar esta señalización tanto vertical como en el suelo para  evitar que los peatones puedan coincidir en una misma calle

El Ayuntamiento de Tordesillas ha llevado a cabo la señalización de las calles con mayor afluencia de personas dentro del casco histórico para favorecer el distanciamiento social. Para ello, se han colocado varias señales horizontales y en el suelo para indicar el correcto sentido de la marcha, y así  regular el tránsito de peatones y evitar cruzarse con otras personas de frente.

La colocación se ha llevado a cabo en la Plaza Mayor, en la Calle Santa María, San Pedro, San Antón y San Antolín, además del espacio donde se desarrolla habitualmente el mercado de los martes. En total se van a colocar cerca de medio centenar de esta tipo de señales horizontales y otras tantas flechas impresas sobre el suelo en las calles.

Esta medida busca salvaguardar la seguridad de los viandantes, estableciendo una serie de recomendaciones a la hora de andar por cualquiera de estas vías. El regidor de la villa, Miguel Ángel Oliveira, subraya como “esta iniciativa se encuentra dentro del  plan estratégico para adaptar la movilidad del municipio a las nuevas fases de la desescalada en la crisis sanitaria del Covid-19, en las que se sumará la disponibilidad total de los soportales de la Plaza Mayor para el tránsito de peatones. Hoy hemos puesto en marcha una medida para reordenar la circulación peatonal en aquellas calles más concurridas. El objetivo es evitar dentro de lo posible las aglomeraciones de personas”.