La decisión ha sido «tomada en consecuencia con los servicios económicos del Ayuntamiento, dado el ciclo inflaccionista» y con el objetivo de iniciar un periodo donde «las cuentas anuales sean aprobadas en dicembre como tarde». 

El Ayuntamiento de Tordesillas, junto con los servicios técnicos económicos, han acordado trabajar este 2022 con el presupuesto prorrogado del año anterior. «Una decisión tomada en el mes de mayo, una vez se reincorporó la interventora a su puesto tras una baja de larga duración a lo que se sumó  la vacante por periodo de un año del puesto de tesorería» se aclara en el comunicado.

“La localidad lleva un arrastrando desde hace varios años este problema, donde los presupuestos no se aprueban en tiempo y forma. Siempre suele ser ratificados a mediados de año. Nos es lo más correcto trabajar con presupuestos prorrogados con lo que eso conlleva, aunque también ayuda a ser más realista con la previsión de gastos e ingresos. Tras analizar la situación con los profesionales del consistorio, entendimos que lo más eficaz era trabajar este 2022 con él prorrogado, atendiendo sobre todo al ciclo inflacionista que estamos viviendo en el país. La idea es avanzar para cerrar los próximos presupuestos en diciembre y que de aquí en adelante las cuentas municipales se aprueben a final de año. Con ello empezaremos 2023 con un nuevo presupuesto, con unos datos fiables y unas previsiones más exactas” aclara Miguel Ángel Oliveira, alcalde de Tordesillas.

Por otro lado, el primer edil ha recordado como el pasado 2021, “el consistorio cerró su ejercicio con 1.025.000 euros de superávit. Además este 2022 Tordesillas tendrá su deuda a cero”. Otro dato positivo que recalca Oliveira es que en el apartado de ingresos estos “se han incrementado gracias a las aportaciones por habitante del gobierno central y autonómico. También hemos conseguido ingresar más tras hacer efectivos diversos impagos. Todo ello lo hemos conseguido sin aumentar la presión fiscal a nuestros vecinos”.

Respecto al horizonte de 2023, el regidor señala como “esperamos un año muy complicado en materia económica para el país, con una crisis a partir de octubre importante a consecuencia del aumento de los costes para las familias. Nosotros hemos apostado por bajar los impuestos para que los vecinos puedan mantener su poder adquisitivo. Por ello también hemos aumentado las subvenciones en un 20% aproximadamente a asociaciones deportivas que llevaban cerca de 14 años sin actualizarse”.”.

En relación a los costes del Ayuntamiento, recuerda como estos “también ha subido fruto de la inflación. Entendemos que estas subidas no podemos repercutirlas en el vecino. Gracias a la actual situación económica favorable del consistorio haremos frente a este sobrecosto con el remanente sin que ello afecte a las familias. El hecho de contar con presupuesto prorrogado nos ayudará a cuadrar el apartado de gastos e ingresos a final de año para un balance positivo”.

Esta situación ya ha sido denunciado por parte del PSOE en la oposición , quien aludia a través de sus redes sociales la no aprobación del presupuesto de 2022.