Bajo la presidencia del Consejero Gerardo Dueñas, Urcacyl entregó estos galardones , donde Castilla y León logró siete reconocimientos, por detrás de los doce de Castilla-La Mancha

Las cooperativas de Castilla y León lograron siete de los 27 galardones repartidos hoy en las Casas del Tratado de Tordesillas (Valladodolid) de los Premios Manojo. Castilla-La Mancha fue la autonomía que logró más premios, con 12 vinos reconocidos, seguida por Castilla y León, mientras que Valencia obtuvo tres, La Rioja, dos, y Andalucía, Cataluña y Extremadura, uno cada una.

En concreto, el Crianza Cañus Verus 2019, en tintos crianza, se alzó con un Gran Manojo. Asimismo, lograron oro, Pinna Fidelis Reserva 2018, en tintos reservas; Villano Think Pink 2021, en rosados jóvenes; y Reina de Castilla 2021, en blancos jóvenes. Además, Econdido 2018 obtuvo una plata en tintos reservas; y Fuenconcejo, un bronce en tintos jóvenes roble, y Monte Pinadillo 2018, otro en tintos crianza.

El acto de la entrega de la XVIII edición de los Premios Manojo, al que asistieron más de trescientas personas, estuvo presidido por el consejero de Agricultura y Ganadería y Desarrollo Rural de la Junta, Gerardo Dueñas, quien comentó durante el certamen, que muchas de las cooperativas son precursoras de las denominaciones de origen. La viticultura, comentó, es un motor de la economía en Castilla y León con 1.000 millones de euros de facturación y 15.000 agricultores.

El presidente de Urcacyl, Fernando Antúnez, se referió al concurso, iniciado en 1996, cuando un grupo de enólogos de las bodegas cooperativas alentaron a asociación para poner en marcha este certamen. Estos premios son «una oportunidad de hacer llegar a la hostelería, a la distribución y al conjunto de la sociedad el mensaje de que somos empresas modernas, profesionales y competitivas, que elaboramos vinos de probada trazabilidad y de contrastada calidad», dijo.

En su intervención Miguel Ángel Oliveira, alcalde de Tordesillas, agradeció a Urcacyl el elegir lo largo de todas las ediciones, el municipio tordesillano para el desarrollo de las catas y de la entrega de premios, de los que la histórica Villa se siente muy orgullosa.

Por su parte, Ernesto Moronta, presidente de la Unión Regional de Cajas Rurales de Castilla y León, patrocinadora de los Premios Manojo, comentó la estrecha vinculación entre las cooperativas de crédito y las cooperativas agroalimentarias así como su apuesta por el sector.

Tomás Postigo, presidente del Jurado de Cata, comentó que los Premios Manojo son el mejor concurso nacional por su forma de realización, seleccionándose algunos de los mejores vinos España. «La DO Ribera del Duero existe gracias a las cooperativas y al impulso que tuvieron por los párrocos de los pueblos, los técnicos de extensión agraria y las Cajas Rurales», expuso.

Ángel Villafranca, presidente de Cooperativas agroalimentarias de España, destacó que el viñedo «genera economía, riqueza, industria y asentamiento de la población». «Las cooperativas son garantes de su calidad y de su comercialización», sentenció.