Las paradas más representativas de estos años están presentes con 34 puestos ubicados entre la Plaza Mayor y la Plaza de la Iglesia de Santa María, en una edición que ha visto reducida su participación por la pandemia.

La villa del Tratado recupera uno de los eventos más importantes de su calendario: el mercado medieval. La XXVIII edición vuelve a celebrarse aunque con matices dada la actual situación marcada por la pandemia de la covid19. De los 150 puestos que normalmente acuden a Tordesillas para este mercado, este año se han visto reducidos por parte de la organización  – Centro de Iniciativas Turísticas y la Asociación de Empresarios del municipio- a 34, siendo estos los más representativos de los últimos cinco años. Estas paradas se han ubicado en la Plaza Mayor y en la Plaza de la Iglesia de Santa María, evitando zonas menos amplias que pudieran dificultar el acceso o tránsito de los visitantes.

A la inauguración de este mercado, han estado tanto el alcalde, Miguel Ángel Oliveira, así como el Subdelegado de Gobierno en Valladolid, Emilio Álvarez, a quienes han acompañado otros representantes políticos como el Diputado Provincial de Juventud y Deportes, Javier González Vega o los ediles Jesús Carro, José Luis Rojo o Verónica Gutiérrez.

“La situación en la que nos encontramos no aconseja otra alternativa y está condicionada, como no podría ser de otra manera, por la gran cantidad de gente que atrae todos los años este mercado” apuntan desde el CIT. Montse Rubio, en representación de la institución quiso poner de manifiesto como “hoy contamos con artesanos de 12 comunidades autónomas, al cual agradecemos que apuesten por Tordesillas. Ha sido muy satisfactorio volver a llamarles para que vengan a la localidad y son una representación de todas esas paradas que hemos contado a lo largo de estos años de mercado”.

Desde el Ayuntamiento de Tordesillas, su alcalde Miguel Ángel Oliveira también ha querido hacer una valoración de esta vuelta al calendario del mercado medieval de Tordesillas  “Volvemos tras un año sin poderlo celebrar y con  mucha satisfacción. Era algo que el pueblo necesitaba de cara a reactivar el turismo y la económica de la villa. Pese a estar reducido el número de puestos creemos que la afluencia será muy buena, donde junto a esta oferta se suma el resto de atractivos turísticos de la villa, lo que harán para Tordesillas de un fin de semana muy importante para todos”.

La cita se prolongará hasta mañana domingo, donde Tordesillas volverá a evocar a su pasado, en un evento que espera en próximas citas recuperar la normalidad.