Informa : Andrés Villagarcía

Fotografía: Diego Rayaces

Los rojiblancos, sin margen de error, visitan este sábado al Villaralbo, colista y ya descendido, en busca de una victoria que les aleje de los puestos de peligro

 A falta de cuatro jornadas para el final de Liga, el Atlético Tordesillas buscará este sábado a partir de las 17:00 horas en el Fernández García de Villaralbo, una victoria que le acerque a la ansiada permanencia para no tener que jugarse el todo por el todo en las últimas fechas del campeonato ante equipos que también están luchando por la salvación.

Después de la dura derrota en casa ante la Virgen del Camino, los rojiblancos no tienen más margen de error, y una nueva derrota dejaría al equipo metido de lleno en la lucha por no descender, muy cerca de los posibles descensos por arrastres, plazas de las que se encuentra a tan solo tres puntos.

Una permanencia que se consumaría de ganar dos de los cuatro encuentros que restan, con un calendario más que favorable para los rojiblancos, ya que tienen que enfrentarse a tres equipos que están por debajo en la tabla: el Villaralbo, ya descendido; el Burgos Promesas en casa, en descenso y también jugándose la permanencia; y el Uxama, en Las Salinas en la última jornada de liga a la que los rojiblancos esperan llegar ya salvados. Entre medias, el Torde tendrá que viajar a Soria para enfrentarse al Numancia B, que prácticamente está salvado.

Los tordesillanos no estarán solos en Villaralbo. Se espera que alrededor de cien aficionados acompañen al equipo en las gradas del Fernández García gracias a que el club ha puesto a disposición de la gente un autobús gratuito que ya se ha completado, además de las personas que se desplacen con su coche.

El equipo de Turiel tendrá hoy un último entrenamiento de preparación en Las Salinas previo al partido de este sábado, por lo que la convocatoria la dará el técnico rojiblanco al término del mismo.

Por su parte el conjunto zamorano, colista y ya descendido hace unas semanas, llega al partido sin presión alguna, con el ánimo de haber plantado cara la pasada jornada al Zamora en el Ruta de la Plata al caer solo por un gol a cero, y querrá dar una última alegría a su afición.

Una afición que ha visto cómo de una temporada a otra, su equipo ha pasado de disputar el playoff de ascenso a Segunda B a descender de categoría, sumando tan solo tres victorias en lo que llevamos de temporada y siendo el equipo más goleado de la historia de Tercera en Castilla y León con 117 goles en contra a falta de cuatro partidos.

En casa solo ha conseguido dos victorias y tres empates, y ha caído derrotado en doce ocasiones, la más dura el 0-13 que le endosó la Gimnástica Segoviana, con una media en casa de 2,76 goles encajados por partido, habiendo recibido un total de 47 tantos en 16 partidos, solo dejando la portería a cero en uno.

Once veces se han enfrentado ambos equipos en Tercera, con tan solo dos victorias del Tordesillas, las dos en Las Salinas, cinco del Villaralbo, tres en su campo y dos a domicilio, y cuatro empates, dos en cada campo. En el partido de la primera vuelta de esta temporada, los tordesillanos se quedaron con los tres puntos en Las Salinas al vencer por un contundente cuatro a uno con goles de Adalia, que marcó un doblete, Kike Morales y Ruiz.

El colegiado del encuentro será Ruiz Aguado, con el que el Torde no ha ganado este año. Cayó derrotado en sus visitas a la Virgen del Camino (4-3) y a La Bañeza (3-1). El Villaralbo empató con él en su visita al Numancia B (1-1). En lo que va de temporada ha dirigido un total de doce encuentros con nueve victorias locales, dos visitantes y un empate.