El músico tordesillano volvió a actuar en el municipio este verano, y reivindica el pop ‘espiritual’ y con personalidad, además de avanzar la publicación de un nuevo álbum en el que seguirá presente, más que nunca, la electrónica

Después de debutar en Tordesillas, hace una década, como telonero de Carlos Jean, Xavi Road volvió a subirse a un escenario en el municipio que le ha visto crecer este verano, en el marco del I Festival ‘De Raíz’. Como dj, el tordesillano es el responsable de la composición electrónica en Siloé, una banda pujante que continúa abriéndose camino en el panorama musical a nivel nacional.

¿Cuándo empezó tu pasión por la música electrónica?

Antes de formar Siloé ya era productor y dj, hacía bases para rap y mezclas de música electrónica. Entre mis influencias también estaba el rock, el metal o el techno, y siempre me llamó la fusión de estilos. Fue en la Escuela de Música de Tordesillas donde, a través del teclado, empecé a sentar las bases para experimentar y crear música. Tras un período en Barcelona intenté hacerme un hueco en la escena vallisoletana, y conocí a Fito Robles, que por entonces me invitó a participar en su anterior proyecto, Ele De eMe. A su vez conocí también a Óscar Herrador, su técnico de sonido, y un productor súper reconocido de Madrid, con quien actualmente conformamos Siloé. Hay decisiones que surgen sin más pero que te pueden cambiar la vida.

¿Cómo se fraguó esa simbiosis a la hora de crear Siloé en 2020?

Ha sido todo un proceso muy orgánico. Ya colaboraba con Fito en sus dos primeros discos con programaciones y teclados, y un buen día decidí hacer una remezcla electrónica de uno de sus temas. Óscar pensó que era una buena idea hacer esto en directo, así que decidimos hacer un producto distinto y entrar al mercado con una oferta novedosa, con pop e indie de cantautor pero añadiéndole un toque electrónico. De pronto estábamos tocando cada fin de semana, y decidimos constituir una empresa y crear nuestro propio sello discográfico.

¿De qué manera os sorprendió entonces la pandemia?

El Covid-19 nos sorprendió dos semanas antes de salir de gira como teloneros de Izal. El golpe nos hizo entender que teníamos que impulsar nuestra propia apuesta, así que decidimos reeditar Metrópolis con una versión 2.0 gracias a diez colaboraciones con artistas consagrados, como Miss Caffeina o Varry Brava entre otros. Los fans nos ayudaron a través de un crowfunding, ya que no podíamos salir de gira, y todo ello nos permitió subir un escalón. Además, creamos un formato más intimista para tocar en directo, A la Luz de las Velas, y pudimos cerrar casi veinte fechas al ser un formato más adecuado a la nueva escena postcovid.

¿Cómo veis el panorama actual de restricciones en los conciertos?

La quinta ola frenó un proceso que nos estaba permitiendo volver a hacer conciertos con más libertad. Sí que tenemos esperanza en que en adelante las restricciones se relajen. Se está viendo que la cultura es segura, no ha habido ningún brote en ningún espectáculo de este tipo.

¿Cómo ha sido la experiencia de volver a actuar en Tordesillas este verano?

Hemos tocado a través de un formato más acústico, que sirve para crear una atmósfera con la que conectar con el público. Como tordesillano me ha hecho mucha ilusión, volver a tocar aquí con un proyecto más ambicioso y consolidado me ha motivado mucho. Ha sido un reencuentro con mi familia y mi gente después de algunos años fuera. Me ha hecho darme cuenta de que muchas cosas que he conseguido en este tiempo han sido gracias a mis primeros pasos aquí.

¿Qué otro formato tenéis para actuar en festivales y qué tiene de diferente?

A diferencia de A la Luz de las Velas, en festivales tenemos una puesta en escena más electrónica y más bailable. No son canciones, sino una sesión entera tocando y bailando, con distintos actos más cañeros, mezclándonos entre el público, y temas más bailables con esencia house.

Vuestras letras tienen una esencia espiritual que os diferencia de otras bandas, ¿No es así?

Tenemos temas con contenido más espiritual, y otros con historias más cotidianas. En España parece que no gusta que un grupo sea creyente, cuando en otros países hay estrellas como Justin Bieber o Bono, de U2, que lo son, y es algo cool. Seguimos cargando con prejuicios y complejos de todo tipo y tenemos que liberarnos de eso. Esto es algo que nos distingue de otros grupos en un panorama en que muchas veces unas bandas copian a otras, en estética y estilo, dando como resultado una oferta clónica. Queremos ser diferentes, somos un dj y un cantautor, algo que no suele verse en el escenario, y esa personalidad es la que nos motiva a seguir adelante.

¿Qué estilo os define en lo musical?

Somos un grupo pop. No nos gusta que nos vinculen con un tipo predeterminado de fans, sino que queremos que cualquier persona disfrute escuchándonos. Evidentemente nos movemos en el mercado indie, pero mantenemos la esencia pop. Si tuvieramos que mencionar referentes estarían entre ellos Dorian o Coldplay.

¿Qué novedades tenéis previsto presentar a medio plazo?

Seguiremos actuando en festivales y conciertos por toda España, y en el 3 de octubre actuaremos en el Sonorama goes to Ibiza. Aprovechando que el festival arandino se traslada a la isla, unos días antes estaremos en el hotel Paradiso, grabando el nuevo disco que tenemos entre manos en una habitación de cristal, cuyo uso se permite a cualquiera que se deje observar. Vamos a grabar como si de un Gran Hermano se tratase, para después participar en este festival tan insólito y tan interesante. En adelante, a lo largo de otoño tenemos varias fechas en distintas ciudades para llevar a cabo el fin de gira de Metrópolis 2021.